16 abril 2007

Disparando a perros



Impresionante película que muestra la realidad del genocidio de Rwanda en Abril de 1994. Más de 800.000 personas fueron asesinadas. En la Escuela Técnica Oficial de Kigali, donde transcurre esta película, fueron exterminados más de 2000 refugiados sin que nadie hiciera nada por evitarlo.
No tengo palabras, es de esas películas con las que no sales del cine igual que entraste... te abre los ojos al sufrimiento, al desamparo, hace que te replantees muchas cosas. Comenzaba mi post anterior diciendo que no me había levantado con buen pie, al terminar la película me dí cuenta de que debo pensármelo dos veces antes de hacer tales afirmaciones. No nos damos cuenta de la inmensa suerte que tenemos. Me quedo con una frase de la protagonista que dice algo así como que somos afortunados y debemos aprovechar bien el tiempo que nos ha sido regalado. No te la pierdas.

Dirigida por Michael Caton-Jones y protagonizada por John Hurt, la trama transcurre en la Escuela Técnica Oficial de la capital ruandesa, donde más de 2.000 personas buscaron refugio en los primeros días de las matanzas.

El recinto estuvo vigilado durante unos días por las fuerzas de de la ONU desplegadas en el país, pero éstas recibieron la orden de retirarse y, una vez que lo hicieron, la mayor parte de los refugiados fueron masacrados. El título de la película, ‘Shooting Dogs’ (Disparando a los perros), hace referencia a una acción que se convirtió en habitual durante el genocidio: los cascos azules de la ONU, cuyo mandato no les permitía intervenir para parar las matanzas, disparaban a los perros que devoraban los restos humanos esparcidos por las calles.

El genocidio comenzó horas después de la muerte, el 6 de abril de 1994, del entonces presidente Juvenal Habyarimana, cuyo avión fue derribado cuando se aproximaba a Kigali. La radio estatal culpó del siniestro a los rebeldes tutsis del Frente Patriótico Ruandés, y junto con líderes locales, alentó a milicias extremistas hutus, soldados del ejército y a la propia población civil a “ponerse a trabajar” y acabar con el enemigo y con “sus cómplices”, como eran definidos todos los tutsis de Ruanda.

Para más información sobre el genocidio:

5 comentarios:

Oski dijo...

Gracias por la recomendación, la tendré muy en cuenta. La verdad que se echan de menos más películas de índole social, que nos muestren la realidad por dura que sea.

Creo que no me va a defraudar.

Un abrazo

Dédalus dijo...

Me gustan las páginas que dedican pequeños espacios para advertir sobre una injusticia, para hacer pequeñas denuncias o simplemente para conmemorar (que no es sino recordar juntos) un hecho que nunca debió suceder.
Gracias Mehreen, porque, además de traer a Ruanda (recuerdo muy bien el genocidio y la pasividad de la ONU), nos recuerdas a la gran olvidada: África.

Un beso. Quiero seguirte leyendo.

Gregorio Verdugo González-Serna dijo...

Yo vi hace poco "Invisibles". El documental que rodó Fernando León de Aranoa sobre los niños soldados en Uganda pone los pelos de punta. África sufre en silencio y occidente no quiere oirla, pero África no callará, porque le va en ello la vida.
Un abrazo.

... MEDICINÆ DOCTORIS ... dijo...

bueno, me diste una buena pelicula para descargar de internet...

Ferípula dijo...

Me cuesta tragar...se me cierra la garganta...
Es angustia.
Yo trabajo con nenes, me deleito en sus besos, caricias, abrazo a la altura de mi cintura...y cuando veo estos ojos mutilados por el dolor y la soledad, me destroza...

Hacía mucho que no te encontraba.
Hoy quise ver cómo estabas.
Un beso!
Espero que tu Luz sea en medio de tanta oscuridad....