13 abril 2008

El día que repartieron las almas


"El Grito"- Edvard Munch

Creemos acercarnos a lo que ellos sienten en determinadas situaciones de la vida, jugamos con esa idea.. es un buen recurso literario, hacemos chistes, películas, canciones... pero nadie sabe de verdad qué se siente cuando la realidad se rompe en mil pedazos, nadie excepto ellos. Enfermos que pierden su propia esencia, su yo. Viven en la parte más oscura de la sociedad, allí donde no llega la comprensión, ni la humanidad, ni siquiera la muerte.. por eso hay tantos que salen a buscarla.

He vuelto a encontrarme con una amiga de la infancia. Hacía años que no hablaba con ella, y estaba cambiada. No es difícil darse cuenta de que a esta chica le pasa algo, y ella misma me lo confirmó: padece esquizofrenia y ha necesitado ingreso psiquiátrico en varias ocasiones. Está en tratamiento, pero su enfermedad, como sabes, es crónica y debe aprender a vivir con ello, tanto ella como su familia.

Me acompañó un largo rato, hablando de cosas sin trascendencia, se encuentra estable en estos momentos y por tanto, a pesar del deterioro propio de las crisis sufridas y de los efectos de la medicación, se puede mantener con ella una conversación. Al despedirnos, su mirada me lo dijo todo. Me preguntó mi opinión, si pensaba que podía llevar una vida normal, que podía ser una chica como cualquiera de su edad... Tenía miedo. Porque no es fácil sufrir una enfermedad mental en nuestro tiempo, por supuesto es mejor que hace años cuando el único remedio era encerrarles atados con camisas de fuerza, pero es obvio que aún siguen siendo enfermos estigmatizados.

Esta chica está trabajando gracias a una asociación de reinserción, es completamente consciente de su enfermedad, hace ya tiempo que no ha sufrido una crisis, me habla de sus cosas.. incluso se sonroja contándome que se está enamorando de un compañero... pero antes de sentarse a tu lado para charlar un rato, te pregunta si te molesta su compañía.

Durante mis prácticas en Psiquiatría me dí cuenta de lo solas que están estas personas, de sus miradas suplicantes pidiendo que les trates como lo que son.. seres humanos, de lo que te enriquecen las terapias de grupo.. y es que no sólo sirven para ellos, también los médicos aprendemos mucho de esos encuentros. Son enfermos, necesitan atención médica, sus familias necesitan apoyo... pero ante todo son personas. Siempre recordaré la frase de una paciente que estaba ingresada por un trastorno bipolar.. en ningún libro he encontrado una definición mejor de sus sentimientos.. "el día que Dios repartió las almas, a mí me dio dos". Allí estaba ella, luchando por llevar una vida normal, con sus dos almas. Los demás tenemos sólo una, y a veces es tan cruel...

6 comentarios:

Rose dijo...

En ese caso creo que a mi me dio un alma rota, todos llevamos una carga por dentro, una lucha que a veces no podemos ganar pero sobrevivimos o al menos lo intentamos, la vida no es facil pero a veces aprendemos que estemos solos o no la soledad nunca se va.

Vivianne dijo...

Conozco muy de cerca un caso de uno de mis mejores amigos, en nuestra niñez siepre pensamos que era un regalón, mimado de los papás, porque hacía coss raras, como sacarse los pelos de la barbilla con una pinza o mecerse en el sillón hasta quedarse dormido o la obseción de borrarse las pecascon cremas, hasta que en la adolescencia tuvo una crisis muy fuerte tomó un hacha y quería matarse, el decía que lo haría antes que vinieran a matarlo a él,los médicos le diagnosticaron una esquizofrenía, gracias a dios es tratado con medicamentos, grupos de apoyo, tiene trabajo, pero su reinserción en el mundo social o de vida cotidiana es tremendamente difícil porque el común de las personas le tiene pavor a esta enfermedad y a las personas que la padecen, lamentablemente jamás harán su vida normal, o la vida que desearían tener, por ejemplo tener una familia propia, en el caso de mi amigo el disfruta con sus sobrinos, tiene sus padres y hermanos q lo apoyan y amigos que lo siguen y están muy cerca.
Excelente tu post.

Beth dijo...

Me gusta porque siempre me enseñas cositas nuevas.

Su dijo...

Esta vida es una lotería, al que menos se lo espera le toca la primitiva. Por ello vivamos intensamente, nunca se sabe cuando te cae encima. Desgraciadamente todos tenemos casos a nuestro alrededor que… Te hacen valorar lo que tenemos, no se elige, les toca.

Minerva dijo...

Es verdad, para nosotros, personas que se supone somos sanas, nos es dificil a veces convivir con nuestros propios miedos y demás defectos y al leer tu post uno se da cuenta que se tiene suerte de tener la capacidad de lograr un equilibrio con más facilidad.

Al menos la ciencia y los trabajos médicos han avanzado más en cuanto al tratamiento de estas personas :)

Muy reflexivo tu post Mehreen, un fuerte abrazo :)

Dédalus dijo...

Un día escribí, pese al dolor que atenaza un padecimiento semejante, que "algunos locos demuestran ser sorprendentemente inteligentes, cuando rompen la realidad en mil añicos y se dan a vivir en sólo uno de ellos".

Me gusta que hayas tocado el tema como lo has hecho, Mehreen. Un beso.