18 enero 2009

Vidas minadas

Sofía Elface Fumo con su hija Alia.
Fotografía realizada por Gervasio Sánchez, ganadora del premio Ortega y Gasset en 2008.
Este es el discurso pronunciado por Gervasio Sánchez (Córdoba 1959, periodista y fotógrafo) durante la entrega de los premios Ortega y Gasset el 7 de mayo de 2008. En el acto estaban presentes la Vicepresidenta del Gobierno, varias ministras y ministros, exministros del Partido Popular, la Presidenta de la Comunidad de Madrid, el Alcalde de Madrid, el Presidente del Senado y centenares de personas. El valiente discurso de este hombre fue condenado al olvido de gran parte de los medios de comunicación. Aquí lo tienes.. para que sus palabras no se pierdan.
"Estimados miembros del jurado, señoras y señores:
Es para mí un gran honor recibir el Premio Ortega y Gasset de Fotografía convocado por El País, diario donde publiqué mis fotos iniciáticas de América Latina en la década de los ochenta y mis mejores trabajos realizados en diferentes conflictos del mundo durante la década de los noventa, muy especialmente las fotografías que tomé durante el cerco de Sarajevo.
Quiero dar las gracias a los responsables de Heraldo de Aragón, del Magazine de La Vanguardia y la Cadena Ser por respetar siempre mi trabajo como periodista y permitir que los protagonistas de mis historias, tantas veces seres humanos extraviados en los desaguaderos de la historia, tengan un espacio donde llorar y gritar.
No quiero olvidar a las organizaciones humanitarias Intermon Oxfam, Manos Unidas y Médicos Sin Fronteras, la compañía DKV SEGUROS y a mi editor Leopoldo Blume por apoyarme sin fisuras en los últimos doce años y permitir que el proyecto Vidas Minadas al que pertenece la fotografía premiada tenga vida propia y un largo recorrido que puede durar décadas.
Señoras y señores, aunque sólo tengo un hijo natural, Diego Sánchez, puedo decir que como Martín Luther King, el gran soñador afroamericano asesinado hace 40 años, también tengo otros cuatro hijos víctimas de las minas antipersonas: la mozambiqueña Sofia Elface Fumo, a la que ustedes han conocido junto a su hija Alia en la imagen premiada, que concentra todo el dolor de las víctimas, pero también la belleza de la vida y, sobre todo, la incansable lucha por la supervivencia y la dignidad de las víctimas, el camboyano Sokheurm Man, el bosnio Adis Smajic y la pequeña colombiana Mónica Paola Ojeda, que se quedó ciega tras ser víctima de una explosión a los ocho años.
Sí, son mis cuatro hijos adoptivos a los que he visto al borde de la muerte, he visto llorar, gritar de dolor, crecer, enamorarse, tener hijos, llegar a la universidad. Les aseguro que no hay nada más bello en el mundo que ver a una víctima de la guerra perseguir la felicidad.
Es verdad que la guerra funde nuestras mentes y nos roba los sueños, como se dice en la película Cuentos de la luna pálida de Kenji Mizoguchi.
Es verdad que las armas que circulan por los campos de batalla suelen fabricarse en países desarrollados como el nuestro, que fue un gran exportador de minas en el pasado y que hoy dedica muy poco esfuerzo a la ayuda a las víctimas de la minas y al desminado.
Es verdad que todos los gobiernos españoles desde el inicio de la transición encabezados por los presidentes Adolfo Suarez, Leopoldo Calvo Sotelo, Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero permitieron y permiten las ventas de armas españolas a países con conflictos internos o guerras abiertas.
Es verdad que en la anterior legislatura se ha duplicado la venta de armas españolas al mismo tiempo que el presidente incidía en su mensaje contra la guerra y que hoy fabriquemos cuatro tipos distintos de bombas de racimo cuyo comportamiento en el terreno es similar al de las minas antipersonas.
Es verdad que me siento escandalizado cada vez que me topo con armas españolas en los olvidados campos de batalla del tercer mundo y que me avergüenzo de mis representantes políticos.
Pero como Martin Luther King me quiero negar a creer que el banco de la justicia está en quiebra, y como él, yo también tengo un sueño: que, por fin, un presidente de un gobierno español tenga las agallas suficientes para poner fin al silencioso mercadeo de armas que convierte a nuestro país, nos guste o no, en un exportador de la muerte.
Muchas gracias."

5 comentarios:

Katbago dijo...

Increíble discurso. Qué pena que el dinero nuble las conciencias de los países, incluido el nuestro, que se enorgullecen de ser democráticos y miran por encima del hombro a aquellos que no lo son. Qué pena que los que dirigen los destinos de naciones, porque el pueblo ha delegado en ellos poderes, nos avergüencen con tanta hipocresía, hablando en pro de la paz de cara al público, pero comerciando con artículos mortales por detrás, para embolsarse los jugosos beneficios que el negocio de las armas genera. Qué pena que uno de los principales exportadores de armas, Estados Unidos, sea precisamente aquella nación que se jacta de vivir en un sistema ejemplar, de luchar por la paz etc.
Es un alivio saber que personas como Gervasio Sánchez mantienen viva la humanidad y la integridad que tantos han vendido a cambio de un puñado de billetes.

Un placer haber dado con tu blog.

Un abrazo.

Fran [Dark Fenix] dijo...

...Genial discurso... :)
Gracias por compartirlo, Mehreen...

Tanto dolor, tanta muerte, uhmm... Me erizan la piel...
Hay días en que se me astilla el corazón de pensar en todo ese dolor desatado en el mundo... Todas esas lágrimas rojas que brotan de mil cuerpos heridos, todos los sueños arrebatados de un fogonazo que deja solo olor a pólvora y muerte...

...

Te mando un abrazote amiga, gracias por seguir haciendo conciencia, por no dejar que olvidemos...
Un besoo

Fran [Dark Fenix] dijo...

Mehreen, amiga, tenes un premio en el blog, pasate cuando puedas... :)
Un abrazo

alf. dijo...

Conmovedor discurso, lleno de realidad pura.
Como colombiano, he visto muchos estragos de las minas en todas las edades.
Mehreen, gracias por compartir estas palabras.

Anónimo dijo...

Fragancia de LILAS...

Claros atardeceres
de mi LEJANA INFANCIA

que fluyó como el cauce
DE UNAS AGUAS TRANQUILAS.

Y después un pañuelo
temblando en la distancia.

Bajo el cielo de seda LA ESTRELLA que titila.

NADA MÁS.

PIES CANSADOS en las largas errancias

Y UN DOLOR,

un dolor que remuerde y se afila.