01 febrero 2009

Almas rotas


Frida Kahlo. "La columna rota". 1944.

No sé si le dolían más sus vértebras o el alma. Creo que no quise saberlo. Apareció entre aquel mar de personas que acudían a la urgencia con dolores de todo tipo y marchaban con regalos de escayola o en forma de pastillas. Pero su dolor era distinto.

Sus palabras en ocasiones ininteligibles transmitían angustia, cansancio.. cansancio acumulado de muchos años aguantando un sufrimiento que le vino sin merecerlo. En los pocos minutos que paradójicamente la urgencia te concede para el diálogo su voz entrecortada me habló de su accidente cuando aún no era más que un niño, de su columna destrozada, de su adicción a las drogas.. vino en actitud agresiva, haciéndonos culpables de algún modo de su agonía, y yo sentí miedo.. miedo de enfrentarme a tanto sufrimiento, de no saber qué hacer o qué decir. Mis libros no me enseñaron a arreglar almas.

Tengo la sensación de que quise quitármelo de encima, acabar cuanto antes con esa situación tan desagradable.. con esa mirada que me llegaba a ese rincón de la conciencia donde duermen los miedos olvidados, quitándome la bata blanca y gritándome en el más profundo silencio que no era más que una niña ingenua, que no tenía ni idea de la vida ni del dolor.

Esto no es una urgencia. No existen lesiones agudas. Que continúe con su tratamiento analgésico... bueno, vamos a ponerle un poco más.. Que le siga su médico. Es un paciente de riesgo.. Qué tío más raro, no?.. Que pase el siguiente..

Que pase el siguiente.. y mientras tanto una de aquellas mariposas de patitas heladas se posaba de nuevo en mí, al tiempo que se iba alejando con sus radiografías en la mano, un informe y varias recetas, un alma rota, una estrella sin luz.

3 comentarios:

Fran / Dark Fenix dijo...

"Se me quebraría el alma", es lo primero que se me vino a la mente mientras te leía...

Lástima que curar un alma requiera mucho más que unas vendas y unos analgésicos y se corra el riesgo de lastimarse la propia... Uhhmmmm...

Suerte que estás vos allí Mehreen, para recordar y compartir, para que ese "que pase el siguiente" pierda valor... :)

Un abrazo

Maka dijo...

Me hiciste pensar mucho en mis practicas profesionales que hacía como psicologa en el hospital.

Siempre era encontrarme con alguna persona que no solo tenia quebrada una pierna, la cadera, el craneo, amputadas las piernas, etc... sino que tambien tenian quebradas el alma. Y como dices, realmente piensas en lo que era mas doloroso.

Así muchas veces estuve frente a personas así, con las cuales a veces querías huir pero al mismo tiempo te invitavan a quedarte con tanta dulzura que no podías irte....

"mariposas de patitas heladas"

Anónimo dijo...

Aquí estoy con mi propio cuerpo
frente al crepúsculo

que entinta de oros rojos
el cielo de la tarde:

mientras entre la niebla
los árboles oscuros
se libertan

y salen a danzar por las calles.


YO NO SÉ POR QUÉ ESTOY AQUÍ,
ni cuando vine

ni por qué la luz roja del sol
lo llena todo:

me basta con sentir
frente a mi cuerpo triste

la inmensidad de un cielo
de luz
teñido de oro,

la inmensa rojedad
de un sol que ya no existe,

el inmenso cadáver
de una tierra ya muerta,

y frente a las astrales luminarias
que tiñen el cielo,

LA INMENSIDAD DE MI ALMA
bajo la tarde inmensa.