19 enero 2007

La máquina de la verdad


"Tras mi máscara", foto de Lampii (lampii.deviantart.com/)

Antes una persona daba su palabra de honor y ya bastaba, le creían. Ahora el honor ya no es suficiente, se ha convertido en una de esas palabras que aparecen en las novelas medievales, una reliquia, ya no impresiona. Jurabas por lo más querido, ponías una mano en el corazón, o sobre la Biblia.. y ya no quedaba duda. Los tiempos cambian, los juramentos son meras palabras sin sentido, el honor se ha quedado antiguo, y lo que es más penoso, nuestras conciencias se han endurecido y la mentira es considerada hasta simpática.

Últimamente se ha puesto muy de moda el uso del polígrafo en los programas de televisión. Ahora es necesario montar un circo público, enroscarte en cables que midan tu respuesta física a la mentira, para que tu pareja se crea que de verdad la quieres, y todos felices. A mí, viendo estas cosas se me despierta la vergüenza ajena, y eso que nací con la dosis justa de este sentimiento porque creo que cada cual debe avergonzarse de sus propios actos.

¿Se puede ir a un programa a ganar dinero a cambio de someterte a preguntas personales, la mayoría de tipo sexual, morbosas?. Sí, se puede, y sin ningún escrúpulo. Lobos que despedazan a una víctima (por llamarla de alguna forma) que gustosamente se deja despedazar por un puñado de billetes. Y todos desde su casas pendientes de sus respuestas, jueces por un día, para abuchearle o admirarle en el caso de que "el polígrafo determine que dice la verdad", aunque esa verdad sea de lo más horrible. En eso consiste la diversión en la tele... o gran parte.

6 comentarios:

Ferípula dijo...

Sin duda, degradación de las capacidades humanas...te das cuenta? Cuando no había tele, ni internet...ni tanta imagen esto no pasaba...!!!!!!!!!!!!

Que asquito, no??? Igual que esos realitis (no se cómo se escribe) que van virando del verde al amarillo y terminan, obviamente se SABÍA LA INTENCIÓN, a rojo fuego!!!!!

Mi amiga, me hace bien leerte....
Me hacés bien.

Un abrazo!
Ferip

Delgado dijo...

No me había detenido a pensar en esto y la verdad es que es una vergüenza que ya se este perdiendo "la palabra de honor", qué lástima... en que circo estamos viviendo...

Culo dijo...

Aquí en España he visto un par de programas de esos y la verdad es que es bien patético...
Me sumo a la reivindicación de la honestidad y la rectitud en un mundo que convive, sin problemas, con la mentira y la infidelidad
saludos

sadalsuud dijo...

Hola.
Por casoalidad he leido tu blog!.
es muy interesante y esta muy trabajdo. Yo tengo también uno pero que no visita casi nadie.
aqui te dejo la direccion por si te apecete pasarte un rato

gracias

MORGANA dijo...

Tienes toda la razón, sin embargo, yo aún, sigo diciendo, "si te doy mi palabra, no dudes, lo cumpliré"
y hasta la fecha ha sido así.
Para mi prevalece la palabra de alguién, el compromiso verbal, es el autentico.
Sobre la tv, que puedes esperar?
Besos.

MARU dijo...

UFFFF, pensar que uno para escribir debe sacarse esa máscara interna, pero verlo tan gráfico impacta.
Te felicito, me encanta como conjugas las imágenes con las palabras.