30 agosto 2007

Tantas cosas en el tintero



Vaya.. qué fallo. Entre todo lo que te he dicho, se me han olvidado un par de pequeños detalles. Me ha faltado decirte que te quise.. y te debo de seguir queriendo porque si no no me explico que tu respuesta, ésa que sé que no vas a darme, me importe tanto. Que, hasta que decidiste pasar de mí, me lo pasé realmente bien contigo. Que sabía que te diría adiós, pero nunca pensé que sucedería de esta forma. Que había pensado que eras diferente..

Y todo esto quedará guardado aquí para siempre. Tal vez porque ni siquiera te mereces saberlo. Todo me lo he montado yo solita, y ahora toca desmontarlo. Hoy, aunque me cueste, me propongo soltar lastre.. me pesas demasiado para seguir adelante. Me quedaré con los buenos ratos, esos no me los quita nadie.

Esto es para tí, probablemente sea lo último que te escriba... probablemente..
Para una despedida.. quién mejor que el gran Sabina.

¿Quién me ha robado el mes de abril?
¿Cómo pudo sucederme a mí?
¿Quién me ha robado el mes de abril?
Lo guardaba en el cajón
donde guardo el corazón.

5 comentarios:

Itami dijo...

"El cajón de los recuerdos."
A veces me da un poco de miedo pensar que algún día pueda abrirse... A veces me da miedo incluso echar una pequeña ojeada...

Bohemia dijo...

Saludos, me alegro mucho de que FEripula haya sido el nexo de unión, que a través de ella hayas podido encontrarme para que a su vez yo te descubriera a ti. Tienes un blog muy bonito y me encanta tu nick...muy original...

Recibe un cordial saludo...

Mehreen dijo...

Itami, estoy segura de que llegará un momento en que podamos abrir sin miedos ese cajón, y nos riamos de nuestros propios temores.

Bohemia, gracias por tu visita! seguiremos en contacto :) Un abrazo.

Chusa dijo...

Ojala podamos abrir el cajon.
Yo ahora puedo abrir uno, el mas antiguo.
Pero me esta costando mucho cerrar uno, lo intento, lo cierro, pero se vuelve a abrir como si estuviese atascasdo.

Anónimo dijo...

Cuando tus manos salen, AMOR, hacia las mías, QUÉ ME TRAES VOLANDO?

POR QUÉ SE DETUVIERON EN MI BOCA, de pronto, POR QUÉ LAS RECONOZCO como si entonces, antes, las hubieras tocado,

como si antes de ser
hubieran recorrido MI FRENTE, MI CINTURA?

Su suavidad venía VOLANDO SOBRE EL TIEMPO, SOBRE EL MAR, sobre el humo, sobre la primavera,

y cuando tú pusiste TUS MANOS EN MI PECHO, RECONOCÍ ESAS ALAS DE PALOMA DORADA,
reconocí esa greda y ese color de trigo.

Los años de mi vida
YO CAMINÉ BUSCÁNDOLAS.

Subí las escaleras
CRUCÉ LOS ARRECIFES,
me llevaron los trenes,

LAS AGUAS ME TRAJERON,
y en la piel de las uvas
ME PARECIÓ TOCARTE.

La madera de pronto
ME TRAJO TU CONTACTO,

la almendra me anunciaba TU SUAVIDAD SECRETA,

hasta que se cerraron tus manos en mi pecho y allí COMO DOS ALAS terminaron su viaje.