31 julio 2015

La filosofía entre platos de sushi



Ayer, entre platos de sushi, L. hizo una reflexión magistral sobre la infelicidad... Sin duda si no somos felices es porque tenemos tantas opciones que nos despistan, que no estamos contentos con nada. Nada nos satisface, nada es lo suficientemente bueno, y el sabor de un plato de sushi en concreto se pierde entre las otras opciones diversas que podían haber sido y no fueron. Simple pero real.. y sabio.

Esta tarde invita a escribir. Verano y cielo que amenaza tormenta. Ambiente frío a pesar de la época del año, expectante, al otro lado de mi ventana; pero calor a este lado, en mi lado, y en mi alma. Ayuda a esta sensación de protección la música que escucho, mi libro y el té que bebo. Es una tarde de verano, pero no una tarde más. Al igual que todas, esta también es diferente, y tampoco se repetirá. Invita a recogerme, a disfrutar de la soledad desde mi ventana de siempre, al igual que cuando era niña.

Me pregunto qué ha cambiado. Creo que es todo igual pero sospecho que no soy la misma. He conseguido gran parte de lo que soñaba cuando miraba por esta ventana, pero quizás algunos sueños los he perdido o no los recuerdo, por más que me empeñe en pensar que mis ilusiones están intactas. Es difícil ir contracorriente y luchar con un mundo que se empeña en echar tierra sobre esas ilusiones, a veces soy yo misma la que la echo y culpo al mundo.

Nos programan cómo debemos vivir, lo que debemos buscar, en qué hay que creer y lo que debemos amar. Es difícil no caer. Si miro por la ventana en esta tarde que amenaza tormenta, me reconcilio con la niña que aún conservaba un corazón lleno de sueños. Creo que aún puedo rescatar algo de eso. Aún hay resquicios de vida auténtica en muchas sonrisas y miradas. Aún hay esperanza si pierdo el miedo.

Sólo parándome un ratito, reencontrándome, puedo disfrutar al máximo de esta música que escucho, cada nota y su efecto en mí.. de este libro, del alma entre sus páginas, del sabor de mi té, irrepetible, de la luz tenue de estas nubes grises.. de la vida. Parar, respirar, sentir, saborear lo auténtico, ser, reencontrarme, sonreir y vivir.

Porque de las dos formas de vivir la vida que describió un día el famoso físico alemán.. yo elijo vivirla como si todo fuera un milagro. Y es que absolutamente todo lo es..

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Llegué a tu blog por una entrada en la que "homenajeabas" aquel gran programa de radio, llamado "Océano Pacífico", y reconozco que me ha enganchado tu forma de escribir... Transpiras una mezcla de melancolía y nostalgia, sabiduría y ganas de aprender y un espíritu literario digno de invertir el tiempo que lleva leer lo que escribes que me ha embelesado... Gracias por tu blog.

Esther dijo...

Preciosa entrada. En la vida, cuando crees que ya lo tienes todo, aparecen muchos de esos sueños que dejaste encerrados en el baúl de tu infancia. Nunca es tarde para alcanzarlos...