01 octubre 2006

De nuevo, un salto al vacío



Otra vez esa sensación... esa mezcla de indescriptible paz interior y de vértigo, esas mariposas que revolotean por los estómagos desde el comienzo de los tiempos. Mi mente me dice que no puede ser, mi alma quiere que sea; la razón me aconseja no arriesgarme a sufrir por algo que parece que no puede salir bien, pero el corazón sólo entiende el lenguaje de la complicidad y el cariño que nacen de sus sonrisas, la seguridad en una mirada mágica.

Me costó tiempo darme cuenta de ello, y a decir verdad ni siquiera hoy tengo claro lo que siento, ni sé lo que quiero.. estoy perdida, pero en sus palabras me encuentro. Lo que sí sé es lo que no quiero.. no quiero volver a centrar mi vida alrededor de una fantasía, no quiero pasar el mal trago de ver cómo esa fantasía se rompe en mil cachitos otra vez, ni pasarme las horas pensando si hoy el día ha sido algo más frío o qué ha querido decir esa mirada. Prometí que la próxima vez dejaría que vinieran a buscarme, que se ganaran mi alma.. porque estaba ya harta de que siempre ocurriera al revés, siendo yo la que me dejaba la piel en intentar construir un sueño... para nada.

Ahora tengo una ligera sospecha de que lo han conseguido. Se han ganado mi alma a base de sonrisas. Siento que se va derritiendo poquito a poco al calor de la amistad. Lo que no sé es cuál debe ser mi siguiente paso, y me da miedo, mucho miedo que las cosas salgan bien.. si como "bien" entiendo aquello que el alma me pide a gritos en algunos momentos. En esos momentos en los que todo se esfuma y veo claramente cuál es la única verdad. Después comienzan de nuevo mis inseguridades.. y es ahí donde comienza también el sufrimiento. Y me niego a pasar otra vez por eso. Sin embargo hay cosas que son inevitables. No puedo evitar ese cosquilleo, ese vértigo que se siente al saltar al vacío del alma del otro, sólo espero que allá dentro esta vez haya alguien para cogerme... sentir que quiero quedarme en ella para siempre, y escuchar al mismo tiempo un .. no puedo.. no puedo..

A ratos saber que he encontrado mi sitio, y al instante siguiente volverme a perder, pensando que, como siempre, la otra persona no ha encontrado el suyo, y por lo tanto que tarde o temprano he de darme la vuelta y continuar mi camino. Esa incertidumbre es la que me consume.. la que me consumió hace ya un tiempo. Intuyo que poquito a poco la misma sensación está volviendo a mi vida. No sé si estoy preparada, no sé si quiero.. no sé si puedo. Sólo sé que hay momentos en los que el mundo para y todas esas dudas se las lleva el viento.

Cántame al oído lo que tú quieras...
(Diana Navarro, "Ea")

3 comentarios:

EL HIPPIE VIEJO dijo...

DESDE AFUERA , DONDE SIEMPRE ES MÁS FACÍL DECIR PALABRAS , PIENSO QUE HAY MOMENTOS EN QUE NOS TENEMOS QUE DEJAR LLEVAR , DE ÚLTIMA SI NO RESULTA NOS QUEDARÁ LA EXPERIENCIA .
SINO QUEDARÁ LA PREGUNTA ¿ PORQUÉ NO LO INTENTÉ ? , Y NO HABRÁ RESPUESTA .

AMIGA

RECIBE MIS SALUDOS

ADAL

Oski dijo...

A veces no vivimos grandes historias porque nos negamos básicamente a aceptar que las cosas suceden. Tememos abrir nuestro corazón porque creemos y tenemos casi la certeza de que sufriremos. Pero amar es sufrir y el que no sufre no ama. Quizás valga la pena sufrir un poco para luego poder conseguir algo mucho mejor que nos llene y nos haga mirar la vida con otros ojos menos ausentes...porque no se puede vivir siempre como un espantapájaros, colgado de un sueño que no llegará y lamentándonos en el sofá mientras vemos por la ventan como la lluvia devora el asfalto y nuestras lágrimas devoran nuestra vida.
Quizás sea hora de empezar a aceptar que estamos vivos y que el que vive se enamora.
Por una vez podríamos empezar por creer que todo va a salir bien, que la suerte cambió de bando y nos dio la mano. Porque si podemos escribir nuestra historia para que dejar que lo hagan otros por nosotros.

Un abrazo desde mi "Utopía en días rojos".

caminante dijo...

no es posible no ser lo que se es. podemos correr. tocar al viento y encontrar dos alas blancas que nos pongan por encima del mar, sobre nubes de papel.
si viajamos en linea recta volvemos al mismo lugar. si vamos en desbandada volvemos. porque estamos buscando fuera. y dentro. dentro de nosotros hay un plan fascinante.
de tocar la flauta del destino y caminar una y otra vez
y otra vez
por los mismos senderos
cambiaran los rostros
los lugares
y volvemos...una y otra vez
y vienen las tristes sonrisas
y vienen los alegres llantos
el peso de la soledad
la levedad de un abrazo.
el rito de la existencia
nos mira de frente
como un espejo roto
tenemos que mover la mirada
para volvernos a ver como el primer día.
narciso se fue al río.
ícaro camino hacia el sol...
las fabulas no existen.
existen los hombres, las mujeres y
sus historias.
historias de amor.
historias de sensaciones lúdicas
historias de historias
y en nuestra palma
corre la voz firme del destino
diciéndonos
que es hora de volver
y de volver a volver
hasta el fin de las cosas
cuando termine el día...