31 enero 2008

Maktub



Ponte cómod@ y disfrútalo...

"Entonces fue como si el tiempo se parase y el Alma del Mundo surgiese con toda su fuerza ante él. Cuando vio sus ojos negros, sus labios indecisos entre una sonrisa y el silencio, entendió la parte más importante y más sabia del Lenguaje que todo el mundo hablaba y que todas las personas de la tierra eran capaces de entender en sus corazones. Y esto se llamaba Amor, algo más antiguo que los hombres y que el propio desierto, y que sin embargo resurgía siempre con la misma fuerza dondequiera que dos pares de ojos se cruzaran como se cruzaron los de ellos delante del pozo. Los labios finalmente decidieron ofrecer una sonrisa, y aquello era una señal, la señal que él esperó sin saberlo durante tanto tiempo en su vida, que había buscado en las ovejas y en los libros, en los cristales y en el silencio del desierto.

Allí estaba el puro lenguaje del mundo, sin explicaciones, porque el Universo no necesitaba explicaciones para continuar su camino en el espacio sin fin. Todo lo que el muchacho entendía en ese momento era que estaba delante de la mujer de su vida, y sin ninguna necesidad de palabras, ella debía de saberlo también. Estaba más seguro de esto que de cualquier cosa en el mundo, aunque sus padres, y los padres de sus padres, dijeran que era necesario salir, simpatizar, prometerse, conocer bien a la persona y tener dinero antes de casarse.

Los que decían esto quizá jamás hubiesen conocido el Lenguaje Universal, porque cuando nos sumergimos en él es fácil entender que siempre existe en el mundo una persona que espera a otra, ya sea en medio del desierto o en medio de una gran ciudad. Y cuando estas personas se cruzan y sus ojos se encuentran, todo el pasado y todo el futuro pierde su importancia por completo, y sólo existe aquel momento y aquella certeza increíble de que todas las cosas bajo el sol fueron escritas por la misma Mano. La Mano que despierta el Amor, y que hizo un alma gemela para cada persona que trabaja, descansa y busca tesoros bajo el sol.

Porque sin esto no habría ningún sentido para los sueños de la raza humana.

Maktub, pensó el muchacho."

("El Alquimista". Paulo Coelho.)

Leí este fragmento de un tirón.. después, emocionada e impresionada, levanté la cabeza de mi libro y respiré hondo. Sentí la fuerza que el escritor había dejado en esas palabras, y tras unos instantes de silencio tanto a mi alrededor como en lo más profundo de mi alma, me vinieron a la mente miles de imágenes de momentos vividos. Aquella mañana creo que comprendí un poquito mejor la vida.. y me alegré inmensamente de estar viva.

Nota: "Maktub" es una hermosa expresión árabe que viene a decir algo así como "está escrito".

7 comentarios:

Dark Fenix dijo...

"Allí estaba el puro lenguaje del mundo, sin explicaciones, porque el Universo no necesitaba explicaciones para continuar su camino en el espacio sin fin"

Me encanto Mehreen...! En cuanto pueda le hecho mano a ese libro... jeje...
Gracias por compartirlo!

"Maktub, pensó el muchacho."

Un abrazo

PD: me alegra lo de tu examen, espero los resultados esten pronto y sean como vos esperas... :)

Minerva dijo...

Es como si que todo lo que hiciéramos en el fondo tuviera ese fin (tan anhelado y que jamás se puede planificar).

Buen libro "El alquimista", yo lo lei curiosamente por estas mismas fechas pero el año pasado, tiene buenos mensajes. A mi me gustó una frase de ahí que dice : "Es justamente la posibilidad de realizar un sueño lo que hace la vida interesante", es tan sencilla y tan magnífica a la vez :), hace varios meses estuvo como encabezado de mi blog.

Por cierto, otro libro de Coelho que es bastante bueno (de hecho me gustó más que "El alquimista") es "La quinta montaña", también cuenta con mensajes muy interesante, en especial sobre la perseverancia.

Una vez más es un placer pasar por aquí :)

Un abrazo!

Itami dijo...

¡Cuánto tiempo sin pasar por aquí! Me gustó mucho esta entrada, como siempre conseguiste hacerme pensar un poco (nunca viene mal)

Saluditos!!

Vivianne dijo...

Reflexionar no está de mas claro que no, la música un buen libro la compañía de una mascota, el mirar las olas o simplemente el volar de los pajarillos, no se necesitan palabras, las murmulla el corazón, muy lindo post, un abrazo colosal!!!!

Vanesa Roig dijo...

Me ha encantado tu blog, llegué a él por casualidad cuando buscaba más bibliografía de Coelho porque El Alquimista lo acabo de leer y me encantó...Reflejas todas mis ideas e inquietudes en lo que escribes.Sigue adelante porque yo al menos voy a ser una de tus fieles lectoras. Un saludo

Mehreen dijo...

Vanesa, encantada de conocerte! gracias por tu visita, y bienvenida al viaje! ;) Me gustaría visitarte en tu blog, pero tu perfil no está disponible..
Pásate por aquí y deja tus palabras siempre que quieras. Un abrazo!

Profhugo dijo...

Estoy leyendo El Alquimista y igual que a vos me impactó profundamente este fragmento.Es lo mas parecido a lo que yo identifico como amor. Muy bueno tu blog