26 junio 2007

Alcohol: droga social



Se celebra hoy el Día Mundial contra las Drogas, y quería aprovechar para poner mi granito de arena en la ayuda a personas víctimas de una de las drogas más extendidas en nuestro medio (si no la más extendida): el alcohol. Introducido en nuestra sociedad como algo común, el alcohol se ha convertido en una droga socialmente aceptada pero no por ello menos peligrosa. Infinidad de personas han visto destrozadas sus vidas y las de sus familias por este motivo.
Sin embargo, estas personas no están solas. Se puede salir de ahí, se puede volver a ser feliz y hacer felices a los demás, ser útil, disfrutar de la vida sin depender de una droga que destruye el cuerpo y el alma. Y lo digo porque lo he visto. He visto cómo con un programa de ayuda y sobre todo con ganas y mucha fuerza de voluntad, una persona puede dejar atrás ese pasado y convertirse en un verdadero ejemplo a seguir.
Por ello, quiero dejar hoy aquí un breve cuestionario que Alcohólicos Anónimos plantea a modo de reflexión para que uno mismo se dé cuenta de si tiene o no un problema con la bebida. Quiero también con esto hacer mi pequeño homenaje a esos héroes y heroínas anónimos que han rehecho sus vidas. He tenido la suerte de conocer a uno de ellos. Llamar y ponerse en contacto con esta asociación es el primer paso de un largo camino que te aseguro da sus frutos.
El enlace a la página de Alcohólicos Anónimos lo encontrarás en el margen derecho de este blog, en la sección de "Links". También disponen de correo electrónico: aa@alcoholicos-anonimos.org

1- ¿Me he propuesto no beber durante más de una semana sin llegar a conseguirlo?.
2- ¿Me molesta que se hagan comentarios sobre mi forma de beber? ¿Me gustaría que dejaran de hablar de ello?.
3- ¿He cambiado de marcas o clases de bebidas para tratar de controlarme?
4- ¿He necesitado alguna vez beber algo para comenzar la jornada?
5- ¿Me gutaría ser como la gente que puede beber sin crearse problemas?
6- ¿Tengo problemas en casa por mi forma de beber?
7-.¿Tengo problemas con otras personas por mi forma de beber?
8-¿En las ocasiones en que se sirve alcohol trato de conseguir tragos extras?
9- ¿He tratado de no beber (o de controlarme) y no obstante he acabado embriagado?
10- ¿He faltado a mis clases o al trabajo a causa de la bebida?
11- ¿Tengo lagunas mentales (períodos que no pedo recordar) a causa de la bebida?
12- ¿Sería mejor mi vida si dejara de beber?
"Rara vez se ha visto fracasar a una persona que haya seguido cuidadosamente el Programa de Recuperación de Alcohólicos Anónimos. Los que no se recuperan son aquellas personas que no pueden o no quieren entregarse totalmente a este sencillo Programa."

3 comentarios:

Gregorio Verdugo González-Serna dijo...

Yo también he sido testigo de la recuperación, ya casi inesperada, de una persona muy querida de este problema. Hasta le escribí un cuento en mi blog por ello. La alegría tan inmensa que sentí, cuando le vi totalmente recuperado para la vida, es indescriptible. Hoy goizo a diario de su cariño y amistad y charlamos sobre aquellos tiempos difíciles como si lo hiciéramos sobre una batalla del pasado.
Un abrazo.

Beth dijo...

Lo primero es querer salir, sino es imposible salir del pozo.Tambien se necesita la ayuda incondicional de los que te rodean...sin ellos no creo que ningun alcoholico pudiera dejar de beber. Se necesita mucha fuerza de voluntad.

Ferípula dijo...

Hola, hermosa. Qué bueno traer este tema al blog.
Es tan actual!
No sabés el grado de alcoholismo hay en Argentina, cada vez con protagonistas mas jóvenes.

Chicas de 12 años se "entonan" para ir a bailar...Sufren pasar de tontitas y tímidas...y beben.La sociedad exige tanto! Hay que saber decir que NO.

Buen veranito! Besos!