15 junio 2007

Primum non nocere


Ilustración incluída en "Anatomía del cuerpo humano" por Juan Valverde de Hamusco. Año 1560.
Para una estrella que resurgió de sus cenizas y ahora alumbra la vida de tantas personas...para un médico de cuerpos y almas.

"Por Apolo médico y Esculapio, juro: por Higias, Panacace y todos los dioses y diosas a quienes pongo por testigos de la observancia de este voto, que me obligo a cumplir lo que ofrezco con todas mis fuerzas y voluntad.
Tributaré a mi maestro de Medicina igual respeto que a los autores de mis días, partiendo con ellos mi fortuna y socorriéndoles en caso necesario; trataré a sus hijos como mis hermanos, y si quisieran aprender la ciencia, se las enseñaré desinteresadamente y sin otro género de recompensa. Instruiré con preceptos, lecciones habladas y demás métodos de enseñanza a mis hijos, a los de mis maestros y a los discípulos que me sigan bajo el convenio y juramento que determinan la la ley médica y a nadie más.
Fijaré el régimen de los enfermos del modo que le sea más conveniente, según mis facultades y mi conocimiento, evitando todo mal e injusticia.
No me avendré a pretensiones que afecten a la administración de venenos, ni persuadiré a persona alguna con sugestiones de esa especie; me abstendré igualmente de suministrar a mujeres embarazadas pesarios o abortivos.
Mi vida la pasaré y ejerceré mi profesión con inocencia y pureza.
No practicaré la talla, dejando esa operación y otras a los especialistas que se dedican a practicarla ordinariamente.
Cuando entre en una casa no llevaré otro propósito que el bien y la salud de los enfermos, cuidando mucho de no cometer intencionalmente faltas injuriosas o acciones corruptoras y evitando principalmente la seducción de las mujeres jóvenes, libres o esclavas. Guardaré reseva acerca de lo que oiga o vea en la sociedad y no será preciso que se divulgue, sea o no del dominio de mi profesión, considerando el ser discreto como un deber en semejantes casos.
Si observo con fidelidad mi juramento, séame concedido gozar felizmente mi vida y mi profesión, honrado siempre entre los hombres; si lo quebranto y soy perjuro, caiga sobre mí, la suerte adversa".


La fidelidad al Juramento de Hipócrates es un poético compromiso de todo médico con su profesión y con la vida. Para cumplirlo ha de procurarse un trato humanitario a todo paciente. Una versión actualizada de este antiguo juramento fue acordada por la II Asamblea General de la Asociación Médica Mundial en Ginebra en Septiembre de 1948, es esta:

"En el momento de ser admitido entre los miembros de la profesión médica, me comprometo solemnemente a consagrar mi vida al servicio de la humanidad. Conservaré a mis maestros el respeto y el reconocimiento a que son acreedores. Desempeñare mi arte con conciencia y dignidad. La salud y la vida de mi enfermo será la primera de mis preocupaciones. Respetaré el secreto de quien haya confiado en mí. Mantendré en toda la medida de mis medios, el honor y las nobles tradiciones de la profesión médica. Mis colegas serán mis hermanos. No permitiré que entre mi deber y mi enfermo vengan a interponerse consideraciones de religión, de nacionalidad, de raza, de partido o de clase. Tendré absoluto respeto por la vida humana, desde su concepción. Aún bajo amenaza no admitiré utilizar mis conocimientos médicos contra las leyes de la humanidad. Hago estas promesas solemnemente, libremente, por mi honor."

Siento haber estado ausente tanto tiempo... lo bueno es que en estas semanas he encontrado miles de estrellas, y sé que es hora de volver a mi casa virtual y compartir esa luz. Me he licenciado.. y quiero que la ilusión que tengo por hacer las cosas bien no se vaya nunca, no se empañe. Tendré siempre en mi corazón a esas personas que han hecho que sepa lo que significa ser médico. Sus huellas son mi carta de navegación.. mi guía. Espero no defraudaros.

5 comentarios:

Beth dijo...

Bienvenida de nueva al ciber espacio, se te ha echado de menos leerte.

¡Besos!

klimt dijo...

pues venga un gran abrazo COLEGA

lo del juramento, te cuento aca en mi pais a siempre ha dado de que hablar, pues luego ven a los medicos, como solo servidores, pero servidores que luego no tenemos derechos y solo obligaciones

muchas felicitaciones, y cuentame y ahora que???

Alvaro

EL HIPPIE VIEJO dijo...

HOLA AMIGA, ME ALEGRO MUCHÍSIMO DE TU LOGRO.
TE FELICITO!!!
OJALA NUNCA CAMBIES, QUE TENGAS LA GUÍA EN LA MIRADA DEL OTRO, QUE NO TODO SE COMPRA O SE VENDE COMO NOS QUIEREN HACER CREER.
EL OTRO VALE Y SIEMPRE SE PUEDE AYUDAR, AUNQUE LOS "PREMIOS" NO SE VEAN.
BRINDO POR TI!!!

BESOS MIL

ADAL

Gregorio Verdugo González-Serna dijo...

La felicito, doctora. Ahora no le queda otra que esparcir el bien por este insano mundo.
Un beso.

Liliana dijo...

Muchas felicitaciones!!!!
Tantissimi auguri!!
Congratulations!!!!

Soy muy feliz por ti,
Seràs una estrella llena de luz y bondad!

un fuerte abrazo!