29 junio 2007

El cuadro de Dorian Gray


Mi agradecimiento a Corominas, el autor de este dibujo.
Para verlo mejor, y contemplar más obras suyas, visítale. Este es su blog:
Una mirada al interior del alma, un viaje a ese lugar tan inalcanzable como fascinante. Eso es lo que ha significado para mí "El cuadro de Dorian Gray", la novela de Oscar Wilde que terminé de leer hace un par de días (en la edición que he leído se traducía de esta forma el título original). Mi viaje ha sido esta vez hacia una estrella ficticia, pero reflejo de una realidad que toca nuestras conciencias. El libro llevaba años olvidado en una estantería en mi casa, junto a otros libros pertenecientes a una colección de clásicos de la literatura universal, que pese a mi gran afición a la lectura, nunca me había atrevido a tocar por temor a aburrirme inmensamente o a no entender absolutamente nada (quizás es porque la colección comienza con una obra de Kafka).
Sin embargo ahí estaba, Dorian Gray, esperando a ser descubierto. No sé si fue un artículo que leí en una revista recientemente, o la letra de esa canción "...un Dorian Gray sin pasado, ni patria, ni bandera.." o qué sé yo.. me hizo coger el libro y leerlo. Es impresionante ese contraste de la belleza exterior y la corrupción del alma. En los libros y en las películas tienden a fascinarme los seres más extraños, de personalidad tan deslumbrante como vulnerable, ambiguos, impredecibles, atrapados por sus propias pasiones, con un pasado que es mejor no saber y de futuro incierto. Dorian Gray lo tiene todo.
Plasmar el alma en una pintura, revelarla a través del arte.. ver la angustia que su propia degradación va produciendo al personaje... es buenísima la idea con la que juega Wilde. Todo ello envuelto en ese ambiente oscuro, gótico, macabro.. y las ingeniosas reflexiones de Lord Henry (este personaje es una máquina de frases célebres), es lo que me ha terminado de enamorar de esta novela. Dorian Gray para mí es mucho más que un ser vanidoso y egocéntrico, es un hombre que se ha atrevido, o tal vez ha sido obligado, a mirar de frente a su propia alma... y es que da tanto vértigo asomarse a ese abismo...
Supongo que uno pone mucho de sí mismo en la interpretación de una obra literaria, como en la percepción de todo arte. Te llega lo que el autor ha querido expresar más lo que tú le añades.. o distorsionado por lo que tú le añades. Quizás esa idea de la conciencia, ese doble juego entre lo que se ve y lo que en verdad hay, esa oportunidad de encontrarte cara a cara con lo que nadie quiere ver, esas "arrugas" internas... es posiblemente lo que me ha atraído. Al fin y al cabo, como dice el propio Wilde.. es el espectador, y no la vida, lo que el arte refleja realmente.

5 comentarios:

Corominas dijo...

Enhorabuena por el post, Mehreen. Me alegra que mi ilustración te haya servido ;-)

Para mí este libro supuso, entre otras mil cosas, descubrir la idea de "El arte por el arte" y una profunda reflexión sobre su moralidad. Además, es de esas obras que son una puerta perfecta al arte y cultura de la época victoriana.
Y todo ello servido con el punto justo de morbosidad. No se puede pedir más. X-D

Mehreen dijo...

Creo que es la primera vez que tengo la sensación de haber publicado un post a medias con otra persona ;-) y me hace mucha ilusión!

Supongo que para un artista este libro tiene muchísimos matices que a mí se me han pasado, tú le habrás sacado mucho más partido a su lectura. Me ha dado pena por ejemplo no haber podido aprovechar bien todas esas reflexiones que hace sobre el arte.. pero al menos me ha despertado esa curiosidad por entender partes del libro que sé que se me han escapado. Creo que para ello me van a hacer falta unas cuantas visitas más a tu blog ;-).

Un beso, y gracias por tus comentarios :)

Jake dijo...

esto está muy bueno!
estoy por salir a dar una vuelta por el sol porteño...pero me vengo de nuevo a tu blog .
esto está muy bueno
(y yo reiterativa!)
ay...el alma de cada ser...

Gregorio Verdugo González-Serna dijo...

Wilde ha sido de los pocos genios que ha producido el pensamiento anglosajón y, al mismo tiempo, el más fiel reflejo del mismo, pero del lado del ebvés, del que no se ve.
Escelente post. Un beso.

Gregorio Verdugo González-Serna dijo...

Paisana, pasaba a saludar desearte una feliz semana.
Un beso.