27 septiembre 2006

Muestras de cariño

Me gustan los pequeños detalles, esos gestos que te hacen sentir bien. Quizás la gente no se dé cuenta, lo haga de forma involuntaria, pero hoy quiero dar las gracias a todos aquellos que me arrancan una sonrisa de verdad.. entre todas las virtudes que puede tener una persona, una de las que más valoro es la capacidad de hacerme reir.

Hoy he tenido la oportunidad de reflexionar sobre esos detalles, esos gestos, que rompen los muros invisibles que separan a las personas, nos acercan y nos hacen más humanos. Una mano en el hombro, un "buenos días" (pero no flojo y de rutina, sino con energía), una mirada cómplice, un simple "gracias", unos oídos atentos a lo que estás diciendo, unas carcajadas en grupo, etc.. Es así de sencillo hacer que alguien se sienta a gusto, o al menos yo soy así de fácil.. con una mirada amable se han ganado mi confianza, al menos por el momento.

Soy consciente de que no todo el mundo puede dar muestras de cariño de forma tan abierta, a mí me cuesta muchísimo demostrar mi afecto por una persona. Puedo ser educada y amable, pero no me sale dar un abrazo.. por ejemplo. Necesito mucho tiempo. Si tú eres capaz de hacerlo, no seas tacañ@ en abrazos, en palabras bonitas, en demostraciones de empatía y cariño.. los que más necesitamos y apreciamos estas pequeñas cosas no se nos suele notar, no lo pregonamos, aparentemente somos distantes, no fríos pero sí con una línea imaginaria a nuestro atrededor que parece decir "no te pases"..... Pero no te dejes engañar. Es timidez. Es inseguridad. Sáltate la barrera... tú que puedes.

Me dirás que yo también puedo hacerlo. Ya lo sé, y lo intento, a veces hasta lo consigo. Las limitaciones están sólo en la mente, la inseguridad es como una ilusión.. pero es difícil, y sólo otro tímido o tímida puede comprenderme. Tienes el alma llena de sentimientos para soltar, y no te atreves. Quedan atrapados en una tela de araña hasta que alguien viene y la rompe con uno de esos bonitos gestos.

3 comentarios:

Oski dijo...

A veces quieres hacerlo, quieres llenar de abrazos, flores y risas la vida de otras personas pero esas personas se niegan a que lo hagas. Es entonces cuando empiezas a sentirte mal y a pensar y dejas de formas parte de este mundo al menos mentalmente.

Eso es lo que me pasa a mi.

Un abrazo

Itami dijo...

Son esos momentos los que luego te dejan un mal sabor de boca. Tener esa necesidad por abrazar a alguien, pero el miedo a un rechazo o a una respuesta que no es la esperada te echan atrás y siempre te queda el mal sabor por lo que pudiste hacer y no hiciste.

Por eso ahora quiero mandarte un abrazo gigantescoooo y un beso de esos que llegan al alma :)

Anónimo dijo...

Para MI CORAZÓN basta tu pecho,
PARA TU LIBERTAD BASTAN MIS ALAS.

Desde MI BOCA llegará hasta EL CIELO
lo que estaba DORMIDO SOBRE TU ALMA.

Es EN TI la ilusión de CADA DÍA.

LLEGAS como el ROCÍO A LAS COROLAS.

SOCAVAS el horizonte CON TU AUSENCIA.

Eternamente EN FUGA como la ola.


HE DICHO QUE CANTABAS EN EL VIENTO
como los pinos
y COMO LOS MÁSTILES.

Como ellos ERES ALTA Y TACITURNA.
Y entristeces DE PRONTO,
COMO UN VIAJE.

ACOGEDORA
como un viejo camino

TE PUEBLAN ECOS
Y VOCES

nostálgicas.

YO DESPERTÉ Y a veces

EMIGRAN Y HUYEN PÁJAROS
que dormían

EN TU ALMA.