10 septiembre 2006

Remedios naturales


Es increíble el bien que hace a nuestras almas urbanas el contacto con la naturaleza. Ayer pude comprobarlo, y es sin duda la mejor medicina para deshacernos de esa contaminación, esos humos negros que en ocasiones nos invaden por dentro.

El mar.. no me canso de mirarlo, de respirar su brisa, te hace sentir que todo es relativo y que cada cosa guarda un perfecto orden natural. He escrito más veces sobre él, pero es que caminar descalza por la arena y sentir el agua salada en la piel, es para mí el mejor remedio para la soledad, las precupaciones, las dudas, los miedos.. todo huye ante la inmensidad del mar. Ayer pude experimentar la grandeza del mar, pero también la paz de la montaña, con el sol y el viento en la cara. Hoy me siento bien, cómoda, a gusto. La madre naturaleza nos devuelve la fe, la ilusión por la vida. Cuidémosla.

Si hoy tienes un ratito libre, un momento para tí, vete al monte. Sí, puede parecer tonta la idea, pero vete al monte y respira ese olor a hierba, disfruta del viento fresco en la cara, o del sol calentando tu piel. Respira hondo y sonríe. Si tienes una playa cerca, mejor aún (en mi opinión). Acaricia la arena y siente el agua fresca en tus pies. Mira al horizonte y siente que, la mayor parte de las veces, nos preocupamos por nimiedades.

1 comentario:

EL HIPPIE VIEJO dijo...

MEHREEN

CUANTA SABIDURÍA TIENEN TUS PALABRAS , ES QUE A PESAR QUE NOS EMPEÑAMOS EN DESTRUIRLA , LA NATURALEZA ESTÁ AHÍ PARA OFRECERNOS LO QUE TIENE , TODO .

ESTOY LEJOS DEL MAR , DEL RÍO , DEL MONTE , PERO IGUAL
EN MI RATITO LIBRE , MIRARÉ EL CIELO DE ESTÁ GRAN URBE Y LA ESTRELLA MAYOR , ELLA CARGARÁ MIS BATERÍAS .

RECIBE MIS SALUDOS Y
AGRADECIMIENTO.
QUE TENGAS UN BUEN DÍA

ADAL