18 septiembre 2006

Releyendo diarios

Ayer se me ocurrió releer algunas páginas de un viejo diario de cuando tenía 14 años. Descubrí que sigo pensando igual, pero que ahora soy consciente de que por aquella época se me podía perdonar y hoy en día quedaría como una ingenua. Me siento incómoda confesando que creo aún en el amor desinteresado y para siempre, que sueño con la tolerancia, el respeto, la libertad, que existe la amistad sin esperar nada a cambio, las sonrisas cómplices... que podemos conseguir un mundo más humano. Los años me han enseñado que todo esto no es tarea fácil, la gente es más falsa e interesada de lo que parece, y a menudo se confunde la libertad de expresión con la falta de respeto. Pero mis ideales siguen intactos, aunque a veces tenga que disfrazarlos para sobrevivir.

Es cierto que me he vuelto más desconfiada, que soñaba con enamorarme de un príncipe de cuento y ahora me da miedo que se haga realidad el sueño. Lo pasé mal una vez por no ser una princesa valiente, y no quiero volver a pasar por ello. Quizás por eso me busco amores imposibles, para no llevarme un mal rato.Creo que me enamoro todos los días, en la calle, en la uni.. hasta de los personajes ficticios de los libros que leo. Los imagino a mi modo, pongo palabras bonitas en sus labios.. como cuando tenía 14 años. Y si tengo el día tonto, se me escapa hasta alguna lagrimilla al escuchar la letra de La Oreja de Van Gogh ".. y es que empiezo a pensar, que el amor verdadero es tan sólo el primero; y es que empiezo a sospechar, que los demás son sólo para olvidar.." .. es buena, ¿eh?.

A veces (demasiadas) el juego se me va de las manos, y acabo cogiéndole cariño al príncipe en cuestión. Pero él nunca se entera. Si por algún extraño casual, lo hace y me corresponde, la sensación de vértigo es realmente intensa. Tengo dos opciones, dejarme llevar, o encerrarme en mi castillo. Normalmente opto por lo segundo, pero en un par de ocasiones he elegido lo primero. Nunca he tenido la oportunidad de comprobar el resultado. La primera vez que lo hice, se me hizo un poco tarde.. y ahora creo que estoy viviendo la segunda. Gracias a que el príncipe esta vez actúa de forma muy inteligente y va con pies de plomo... para que no salga corriendo.

Mientras todo esto ocurre en el exterior, en mi interior paso el tiempo sumergida en bonitos sueños. Y perdida en la inmensidad de unos ojos negros que un día me sacaron del abismo... es que no sé vivir sin ilusión....

Mujhe tumse muhabbat hai

4 comentarios:

EL HIPPIE VIEJO dijo...

" SI ME ROBAN LOS SUEÑOS , ME ROBAN LA VIDA " , DIJO ALGUIÉN QUE NO ME ACUERDO .
QUE GRAN VERDAD .
TENGO MUCHOS AÑOS , MÁS DEL DOBLE QUE VOS Y TODAVÍA MANTENGO LOS SUEÑOS DE MI JUVENTUD .
ME PARECE MUY BIEN QUE A VOS TE PASE LO MISMO .
VAMOS CRECIENDO , VAMOS CAMBIANDO , PERO LA ESENCIA SIEMPRE SE MANTENDRÁ INTACTA .
ENCONTRARAS DE TODO EN TU CAMINO .
PERSONAS INTENCIONADAS EN SACAR PROVECHO DE UNA AMISTAD , PERO TAMBIÉN HAY DE LAS OTRAS , QUE PASARAN POR TU VIDA , DEJANDO PARTE DE ELLAS .
NO CAMBIES .

MEHREEN

TE DEJO MIS SALUDOS

ADAL

Mehreen dijo...

Gracias Adal.. muchas gracias por esas palabras q son de gran ayuda. Un abrazo.

Lu dijo...

Perdona si escribo mal acabo de llegar y aunq estoy cansada no puedo dormir... A lo q iba, uno de mis mayores defectosy gran virtud a la vez es q siempre creo en la gente, incluso cuando ellos mismos me han demostrado en reiteradas ocasiones que no vale la pena ahí estoy yo con la mejor de mis sonrisas esperando que esta vezsea diferente. Y sigo creyendo en el amor verdadero el de toda la vida, en las almas gemelas, que el mundo podría llegar a ser un buen sitio donde vivir e incluso en lo héroes de cuento -sobretodo ahora q sé que encontré el mío-. No creo que haya nada de malo en seguir creyendo en tus ideales, de hecho creo que te ayudan a mantenerte vivo.

Millones de besos
Lu

Anónimo dijo...

INCLINADO EN LAS TARDES tiro mis tristes redes a TUS OJOS OCEÁNICOS.

ALLÍ se estira y ARDE en la más alta higuera MI SOLEDAD que da vueltas los brazos COMO UN NÁUFRAGO.

HAGO rojas señales SOBRE TUS OJOS AUSENTES que olean como EL MAR a la orilla DE UN FARO.

Sólo guardas tinieblas, HEMBRA DISTANTE y mía,

de TU MIRADA emerge a veces LA COSTA del espanto.

Inclinado EN LAS TARDES echo mis tristes redes A ESE MAR QUE SACUDE

TUS OJOS OCEÁNICOS.


LOS PÁJAROS nocturnos picotean LAS PRIMERAS ESTRELLAS que centellean COMO MI ALMA cuanto te amo.

GALOPA LA NOCHE en su yegua sombría

desparramando espigas azules sobre el campo.